En Low Pressure Fitness queremos celebrar el mes del amor de una manera especial:

Sorteamos una Formación LPF (módulos 1+2+3) + CT (Certificación) entre todos los inscritos en ese paquete de formación desde el 10 al 29 de febrero | Consulta términos y condiciones

Post Image

Vivo feliz ayudando y sé que lo hago con total convicción.

Mi nombre es Beatriz Manzanero y soy monitora de Pilates y Low Pressure Fitness. En redes sociales podéis encontrarme en Hiposysalud.

El deporte que había realizado hasta que se cruzó en mi camino Low Pressure Fitness era acorde a mi nervio y espíritu inquieto, o eso creía: Zumba, spinning, running, etc. Creía que Low Pressure Fitness no era para mí, pero conocí a Esteban (Esgoro Trainer). Mucho más inquieto que yo y tan convencido del método, gracias a su consejo me decidí a probar y ¡vaya que si probé! Me enganchó desde el minuto uno.

También me gustaría señalar que lo que realmente me animó a empezar fue conocer los beneficios que conlleva el sistema de entrenamiento LPF, tanto a nivel salud como a nivel estético.

Con tan solo 40 años, cada vez que estornudaba tenía que cruzar las piernas para no tener un escape, pero lo que realmente me impactó fue un día con los peques, jugando a la comba, tuve que salir corriendo al baño tras los primeros saltos. Eso desapareció después de mi primer año de práctica de Low Pressure Fitness.

He mejorado bastante en la postura. Noto una barbaridad que al vivir en un estrés continuo, cuando empiezo mi clase como alumna, se me activa el sistema parasimpático que es una pasada.

Tan gratificante fue lo que sentía en la práctica que, con los ánimos de mi profe y mis ganas de reinventarme, realicé los tres módulos Low Pressure Fitness para hacer sentir a otras personas lo que en mí provoca esta actividad. Y aquí ando, tres años después. Vivo feliz ayudando y sé que lo hago con total convicción.

Cuando me dieron la oportunidad de escribir mi testimonio quise llevarlo un poco más allá y preguntar a dos de mis alumnas qué les supone la práctica de LPF para ellas.

Nuria, que lleva conmigo desde el principio, ha notado que tiene más flexibilidad, el abdomen fortalecido y menos cintura.

El caso de Cristina es especial. Deportista con un gran dominio corporal vino a mí con un cuadro de ansiedad importante. Cuando le pregunté qué significaba la práctica para ella me contestó: “Noto un gran avance en lo relativo a los ataques de ansiedad y me encuentro mucho mejor.”

Personalmente, sólo espero poder seguir siendo alumna y monitora durante mucho tiempo.

Beatriz Manzanero
LPF Trainer


Busca tu profesional certificado en nuestro directorio de entrenadores LPF-CT.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *